Bali

Llegamos a Denpasar, final de nuestro desplazamiento desde Solo, pasando por el Bromo y el IjenPara visitar los destinos que nos interesaban, nuestra ubicación perfecta la encontramos en Ubud, en el interior de la isla, con cómodos alojamientos y buenos warungs.

Bali es espectacular. Sus habitantes tienen un carácter muy amable y servicial marcado por el hinduismo balinés, la religión mayoritaria en la isla. Sus abundantes lluvias crean un paisaje siempre verde. A los lados de las carreteras no cesan las impresionantes plantaciones de arroz.








¿Cómo llegamos a Bali?
El desplazamiento hasta Denpasar estaba incluido en el paquete: Solo-Bromo-Ijen-Denpasar:
  • Minivan en el Ijen – Ketapang. Dos horas y media.
  • Bus en Ferry Ketapang (en el extremo este de Java) – Gilimanuk (extremo oeste de Bali). 1 hora y media.
  • Bus Gilimanuk – Denpasar. Continuamos el trayecto en el bus durante 3 horas más hasta una estación a las afueras de Denpasar.
  • Bemo hasta la estación de Ubung (Denpasar) (0,73€). Dormimos allí.
  • Bemo Ubung – Batuan. 20.000 IDR (1,46€).
  • Bemo Batuan – Ubud. 12.500 IDR (0,91€).
Supuestamente el bus nos dejaría en la estación de Ubung, pero no fue así, sino que la última parada fue en una destartalada y nueva estación de autobuses. Necesitamos un bemo para ir a la zona de alojamientos cerca de la estación de Ubung.

Nuestra noche en Denpasar no tuvo mucho de especial, paseamos por el mercadillo junto a la estación de Ubung y comimos, una vez más nasi goreng en un warung cualquiera. Esta zona de Denpasar no es nada turística, y fue el primer lugar donde nos cansamos de escuchar el "Hello Mister!". Eso sí, en el hotel, descansamos del largo viaje y por la mañana, temprano, en bemo hasta Ubud.

De Ubud podríamos escribir muchas líneas, pues estuvimos allí un período largo de tiempo, muy cómodos con el alojamiento y el entorno. Resumimos lo que más nos gustó:

Monkey Forest Sactuary
Bajando la calle Monkey Forest visitamos el bosque inundado de monos. Es de sobra conocido que hay que ir con cuidado pues si hay algún objeto que les llama la atención no dudan en subirse al visitante e intentar robarlo. Recomiendan no llevar nada de comida, ni siquiera en la mochila o en el bolso, pues rápidamente lo detectan y quieren robarlo. Nosotros fuimos a las 16, y cierran a las 18 (había menos visitantes). Nos gustó especialmente la zona del río y el puente. Entrada: 20.000 IDR (1,46€).





Rutas por Bali
Ubud está en el centro de los puntos de interés de Bali, por lo que es habitual quedarse y hacer rutas de un día. Para ello se alquila una moto, coche (cuidado, que los mapas gratuitos no son muy exactos), se contrata un taxista para un día completo, o un tour organizado. No hay problema para encontrar taxis pues en todas las calles de Ubud escucharás constantemente los "Taxi Sir?" "Maybe tomorrow?" de los taxistas.

Ruta en moto hasta Gunung Kawi Tampaksiring
Había conducido una moto para aprender justo antes de nuestro viaje, aún así, nos atrevimos y alquilamos en el Goutama Homestay por 40.000 IDR (2,92€) al día. La gasolina es muy barata, por 10.000 IDR (0,73€) llenamos el tanque. Llevar una moto en Bali es una auténtica aventura: hay más que cualquier otro tipo de vehículo y casi más que peatones y circulando en cualquier sentido. En los cruces el tamaño sí importa, los vehículos grandes pasan antes.

Salimos de Ubud en dirección a las terrazas de arroz de Tegallalang. Aparcamos la moto y desde la misma carretera divisamos durante un rato el paisaje (la primera foto de este post).



Continuamos por la carretera hasta Gunung Kawi. Era bonito, con varios templos rodeados por estanques de agua, sin embargo, no era el que pretendíamos ver (foto anterior). Volvimos a preguntar, y resulta que hay dos con el mismo nombre. El que queríamos ver era el Gunung Kawi de Tampaksiring.




De nuevo en la moto hacia Tampaksiring. Aquí sí que disfrutamos con el lugar, paseamos observando los enormes santuarios tallados en piedra alrededor del río. Actualmente (julio 2013) están rehabilitándolo.

Pretendíamos llegar con la moto hasta Kintamani y desde allí ver el volcán y lago Batur y Penglipuran. Pero se nos hizo tarde, la lluvia y la inexperiencia con la moto nos hicieron regresar.

Ruta en taxi hasta Lovina
Como el coche era más caro y conducirlo igual de estresante que la moto, decidimos contratar un taxi para la siguiente ruta.





Sabíamos el precio del tour que recorría algunos de los lugares que queríamos visitar, así que salimos a la calle a buscar algún taxista que nos mejorara ese precio. Fue muy complicado, pero finalmente conocimos a un joven taxista excelente: Ra. Nos ofreció el mejor precio: 350.000 IDR (25,55€) por un día completo (11 horas), incluyendo los parkings y gasolina. Ese precio es muy bajo para lo que suelen pedir el resto de taxistas. Y su forma de conducir es la más tranquila y segura que hemos vivido en Indonesia. Habla bien inglés y es muy agradable. Para contactar con él, su móvil es: 081238310214. Suele estar en la esquina del campo de fútbol de Ubud (esquina de Monkey Forest con Dewi Sita).



A las 7:00 de la mañana siguiente nos recogió Ra en nuestro guesthouse. La primera parada fue en el templo Taman Ayun, no había turistas, solo un grupo de estudiantes rezando. De allí, al templo Ulun Danu, que fue el que más nos gustó por su ubicación dentro del lago Bratan, el ambiente de tranquilidad con más locales rezando que visitantes y la luz tenue por la niebla. Seguimos el trayecto hacia las cataratas Tanah Barak, hay caminar media hora hasta llegar a ellas. Más tarde paramos en un lugar en la carretera, en la colina Gobleg, con buenas vistas a los lagos Buyan y Tambligan. Continuamos hasta los baños termales de Banjar (no nos bañamos, pero fue curioso observar a montones de locales y turistas). Pedimos al taxista que parase en algún lugar local donde comer babi guling. Llegamos al extremo norte de nuestra ruta, parando en las playas de Lovina (el color de la arena nos recordó a las de Málaga). Regresamos por otra carretera hasta las cataratas Gitgit (caminamos media hora, más bonitas que las que vimos por la mañana). Y de vuelta directamente hasta Ubud. Habíamos pedido al taxista que parase en alguna plantación de arroz, pero estuvo lloviendo todo el camino de regreso, así que dormimos profundamente. Los precios de las entradas y los tiempos de desplazamientos:

Ubud –> Taman Ayun (30' – 15.000 IDR) –> Ulun Danu (1h – 30.000 IDR) –> cataratas Tanah Barak (30' – 5.000 IDR) -> Gobleg (30') –> Banjar hotsprings (30' – 5.000 IDR) –> Lovina (45') -> cataratas Gitgit (30' – 5.000 IDR) –> Ubud.





No hicimos ninguna ruta por la zona al sur de Bali, pues Mar ya la conocía de su viaje en 2009, y era posible que tuviéramos que volar a Denpasar para tomar un vuelo a nuestro siguiente destino. En cualquier caso, consideramos que habíamos visto suficientes templos y plantaciones de arroz.

Otros días, sin ningún plan concreto, caminamos por las calles de Ubud viendo templos, observando a la gente, tomándonos algo en algún warung, sin más objetivo que pasear un rato.

Alojamiento
Denpasar:
Llegamos sobre las 19 horas. Casi todos los guesthouses de la zona estaban completos. Finalmente, tuvimos suerte y nos quedamos en el hotel Griya Anom Sari (Jl. Pidada, 32) cerca de la estación de bemos de Denpasar. Pagamos 100.000 IDR (7,30€) por una habitación doble, sin agua caliente, ni internet, desayuno muy simple, pero muy limpia.

Ubud:
Había suficientes alojamientos en Monkey Forest, sin embargo, preferimos evitar esa zona, con muchos más turistas, e ir hasta el Goutama Homestay, en Jl. Goutama, 14. Son habitaciones con porche orientadas hacia un jardín. Nos costó 100.000 IDR (7,30€) cada noche en habitación doble, con desayuno abundante, wifi y agua fría. Esta calle de Ubud es mucho más tranquila que Monkey Forest. Cerca del guesthouse teníamos muchos warungs buenos y baratos.

Comida
Como estuvimos muchos días en Ubud comimos en diversos lugares, tanto en Monkey Forest, como en Goutama. Hay desde lugares orientados a turistas con comida occidental a precios occidentales (sobre todo en Monkey Forest), hasta algunos puestecillos para locales junto la gasolinera de Pengosekan.

La comida tradicional balinesa es deliciosa y aunque la base es la misma que en toda Indonesia, los sabores y variedades son mucho mejores. En muchos platos utilizan la salsa balinesa, muy sabrosa y suele ser glutenfree (confirmar antes de pedir). También son habituales los platos con tempe y tofu.

Casi siempre fuimos a sitios de comida local:
  • Biah-Biah, en Goutama, justo enfrente de nuestro guesthouse. Comida local en un restaurante más moderno y menos barato. El nasi goreng con urutan (salchichas de cerdo típicas) muy bueno.
  • Warung Lokal, en Goutama. El más barato y más tradicional. Apenas hablan inglés.
  • Warung, junto a Shana. Aquí comimos los últimos días, después de la hora de más clientes la cocinera amablemente nos explicaba cómo hacía lo que íbamos a comer cada día.
  • Warung Igelanca. Comida local más elaborada. Sirven mucha cantidad. En Jl. Raya Ubud (en dirección a la Post Office)

En la Lonely Planet viene muy recomendado el Warung Ibu Oka, donde su especialidad es el Babi Guling,que está muy bueno, pero con tanta fama se ha vuelto muy caro y los platos muy pequeños. Fuimos el primer día, con ganas de comer carne de cerdo pero no repetimos más en ese lugar.

Junto a la gasolinara de Pengosekan ponen varios puestos de comida local. Algunos con frituras que no probamos, otro de pollo satay y uno con mazorcas asadas por 4.000 IDR (0,29€).

Un poco alejado del centro, caminando hacia la gasolinera de Pengosekan hay un supermercado muy grande: Coco's. Nos vino muy bien abastecernos de crackers glutenfree y otras compras sin gluten para el siguiente destino (Gili). Además en Ubud no faltan las tiendas pequeñas que abren 24 horas. Hay muchísimas por Monkey Forest y por Jl. Raya Ubud.

Localista (Jl. Suweta, 5). Es una cafetería-panadería bastante cara, pero los batidos y lassies están buenísimos. Además, es el único sitio de Ubud que hacen pan sin gluten. No tan bueno como en España, pero me apetecía desayunar rebanadas de pan con Nutella. 34.000 IDR (2,48€) por barra.

Otro día fuimos a comer al Yellow Flower Cafe. Está algo alejado de nuestro guesthouse. Para llegar, desde el centro de Ubud hay que caminar hacia el oeste por Jl. Raya Campuan hasta cruzar el río. Después tuvimos que preguntar pues hay que subir una escalera hasta arriba de una montaña. Es caro, pero los currys y los crepes glutenfree (Savory Pancake) merecen la pena.



Para terminar, dejamos detalles que nos gustaron o llamaron nuestra atención en Bali:

  • templos en todas partes: templos grandes hechos de piedra en las calles o templetes en los jardines de las casas. Los que más hay: templitos que después de rezar, los colocan en las puertas de las casas, de las tiendas, en algún hueco de las motos, en el salpicadero de los coches, en el mostrador de los warungs, o cafeterías; en cualquier esquina que se mire hay uno. Los hacen las mujeres y los venden al amanecer en mercadillos que montan en algunas calles. Están hechos sobre hojas de banana, contienen flores y pétalos de colores, una galleta, arroz, etc.


  • Cometas en el cielo: podíamos buscarlas mirando hacia arriba, por encima de las casas, pero no era necesario. Siempre aparecían al fondo de la calle, sobre los cultivos de arroz. Nos encantaba verlas al atardecer, con el cielo cubierto de nubes, aprovechando el viento previo a la lluvia.
  • Motos: circulan por todas las calles, mercados, aceras; en todos los sentidos. Hay tantas que tienen preferencia ante los peatones. Hay que tener precaución al cruzar!
  • Bambú: Bali sigue creciendo. Hay montones de edificios en construcción. Muchísimas cañas de bambú son necesarias para cada nueva casa.
  • Las mujeres son mayoría en la construcción. Nunca vimos algo igual en España. Transportan los materiales sobre la cabeza.
  • Mujeres transportando cajas en su cabeza. No es un tercer lugar para transportar cosas, sino que aunque lleven las manos vacías, prefieren usarla como base para grandes cajas de comida, útiles de trabajo, etc.
  • La gente es extremadamente agradable.
  • Comida buenísima.
  • Arrozales interminables, ni siquiera las montañas limitan los cultivos. Algunos preciosos.
  • Perros: no hay esquina, ni callejuela sin un perro callejero vagando. El de la foto no es buen ejemplo.


  • No solo les gustan los perros. En todas las casas tienen jaulas con pájaros.
  • Gallos y gallinas. Tantas o más que perros. Se escapan de las casas y deambulan entre peatones y motos.
  • Llueve tanto en Bali que hasta en ciudades como Ubud era habitual encontrarnos con ranas en mitad de la calle.

RESUMEN DE GASTOS (media diaria por persona)
Alojamiento: 50.000 IDR (3,65€)
Comida y agua: 58.000 IDR (4,23€)
TOTAL: 108.000 IDR (7,88€)


Estuvimos en Bali del 11 al 24 de julio de 2013









1 comentario :

  1. Anónimo22/9/13 3:25

    "fue el primer lugar donde nos cansamos de escuchar el "Hello Mister!"." jejeje y no tienes el pelo largo aun ...si no escucharas por todo lado, mas de 5 veces al dia : " Hello,long hair long life "" ;) Y si es verdad Ubud es agradable por descansar por lo comodo que es. Hay que escapar de la monkey road dedicada al turismo, q es un horror para mi ("masaje !" todo los 10 métros). Pero vas por las pequenas calles (como siempre hay q hacer)., encontras mas silencio y alojamiento sencillo y agradable. Buen dia .Sylvain y estelle

    ResponderEliminar