Bangkok

La vibrante Bangkok levanta amores u odios, pero a nadie deja indiferente. Quizás la capital más turística del sudeste asiático, no por ello ha perdido la autenticidad y caos propios de las grandes ciudades asiáticas. Es punto de partida idóneo para todo viaje por esta región de Asia.


Tailandia es el país más visitado del Sudeste Asiático, Bangkok, su enorme capital ofrece todo tipo de servicios al viajero, para todos los presupuestos, y es paso casi obligado en viajes a cualquiera de sus países vecinos.

En relación al transporte público, teniendo en cuenta que veníamos de sufrir el transporte en Indonesia, podemos afirmar que Bangkok y Tailandia, en general, es un país con muy buenas conexiones, medios de transporte cómodos, eficientes y a buen precio. Bangkok está atravesada por el río Chao Phraya, el barco taxi es una de las formas de transporte más rápidas (ver la última parte del post: Datos útiles). También el skyline es eficiente, pero no llega a muchos puntos turísticos. Otra opción es el taxi, muy económico, si se sabe regatear o se convence al taxista para que use el taxímetro.

Hay una red muy amplia de autobuses, muy económicos, sin aire acondicionado (6,5B – 0,16€), o con aire acondicionado el doble (13B – 0,32€). El calor sofocante de Bangkok, bien lo merece. Sin embargo, no es recomendable subirse en ellos para largos trayectos pues hay calles que durante el día están saturadas de tráfico. Para ir a pueblos cercanos se puede tomar una minivan cerca del Victory Monument, muy cómodas y buen precio.

El complejo del Gran Palacio es la residencia real y lugar de numerosas oficinas del gobierno tailandés. Fue construido con la llegada del Rey Rama I en 1782, con una superficie de 218.000 m² y rodeado por una muralla. En su interior, encontramos numerosas construcciones de interés como el Templo del Buda Esmeralda, Phra Siratana Chedi y el Panteón Real. Hay que entrar con zapatos cerrados, pantalón largo y los hombros cubiertos. Prestan ropa bajo depósito. Entrada: 500B (12,19€) por persona.






Wat Pho
El mismo día que visitamos el Gran Palacio fuimos también a este templo que es uno de los más grandes y antiguos de Bangkok. Con más de mil imágenes de Buda, destaca por la impresionante figura del Buda reclinado de 43 metros de largo. Las plantas de sus pies tienen grabadas representaciones simbólicas de Buda. A su espalda hay 108 recipientes metálicos donde los visitantes echan monedas produciendo un sonido que se escucha por todo el templo. Entrada: 100B (2,44€).



Dentro de este templo se encuentra el mayor Buda de oro macizo del Mundo, que además de ser un punto de interés turístico, es un lugar de rezo muy frecuentado. Se desconocía que era de oro macizo hasta 1955, pues hasta esa fecha estuvo cubierto de estuco en un templo abandonado de Bangkok, al trasladarlo a su ubicación actual, por un descuido, se desplomó y se descubrió el tesoro de 5,5 toneladas que escondía en su interior. Entrada: 40B (0,98€).

Al salir de aquí vimos algo muy curioso. No sabemos qué es exactamente, pero tras un breve espectáculo en un templo cercano, en el que actores disfrazados de dragones bailaban, montones de personas esperaban arrodillados a que les tocaran en la cabeza, así les autorizaban a entrar al templo y recoger alimentos.

Este templo budista está ubicado a orillas del Chao Phraya, su pagoda de 80 metros es visible desde muchos puntos de la ciudad. El Buda Esmeralda estuvo ubicado aquí hasta 1785 cuando lo trasladaron al templo dentro del Gran Palacio. Subimos hasta arriba por sus estrechos escalones para obtener una estupenda perspectiva del río y de la ciudad. 50B (1,22€) por persona.



Tras un día completo de visitas, nos quedamos como nuevos con el masaje tailandés de una hora que nos dimos cerca de Soi Ram Buttri, por 220B (5,37€). Como es de sobra conocido, te destrozan el cuerpo a base de pulsar sobre puntos de presión, desplazar todos los músculos del cuerpo, cortar la circulación y elongaciones extremas de las articulaciones. Nunca pensé que mi cuerpo pudiera tomar algunas de las posturas que me inducía la masajista. Pagar por una paliza, no hay otra forma de resumirlo. Lo bueno es que después del masaje el cuerpo queda totalmente relajado.

Bien diferente es el masaje de pies tailandés. No se puede decir que relajante, pero sí más agradable. Otro día nos dimos uno de una hora por 220B (5,37€) en Sabai-dee, en el 58 de Samsen Road.

El mercado de mercados es Chatuchak, 112.000 m², divididos en 28 secciones con más de 10.000 puestos y visitado por más de 200.000 personas cada día. Lo montan los sábados y domingos por la mañana. Es mejor ir muy temprano para evitar el calor y las aglomeraciones. Es tan grande y hay tantos productos diferentes que resulta agotador. Si se busca algo concreto, es muy probable que justo eso no se encuentre. Si nuestro viaje hubiera terminado en Bangkok, es seguro que hubiésemos regresado con una maleta cargada con compras de este mercado. Artículos de decoración y ropa con unos diseños originales, no solo falsificaciones como en otros mercados. Hay que regatear para ajustar más el precio. El envío por mensajería, para poco peso no es económico. Un mapa es necesario.

En Khao San Road durante todo el día hay puestos con souvenirs y ropa. Orientado a los turistas, y a precios no tan económicos como Chatuchak. Imprescindible regatear.



Bangkok tiene muchos centros comerciales, algunos increíblemente grandes. El MBK es el centro comercial por excelencia de las falsificaciones, ropa, relojes, móviles, etc.

Sonará macabro, pero también visitamos el museo forense de Siriraj, no todo iban a ser templos. No somos médicos y no teníamos ningún interés en ver cadáveres. Sin embargo, unos amigos nos lo recomendaron, como algo muy curioso y único de ver. Les hicimos caso. Se encuentra dentro del impresionante hospital Siriraj (tan grande que tiene un foodcenter dentro, dos museos, un McDonalds, un Starbucks de dos pisos...). La entrada cuesta 200B (4,88€) y da acceso a tres salas, a cuál más espantosa. Deformidades en fetos, la primera. Asesinos momificados y accidentes (área dedicada al gran tsunami de 2004, incluida), en la segunda. Infecciones y parásitos, en la tercera. ¿Lo recomendaríamos? Según a quién.


En Chinatown, durante el día, se hace complicado caminar entre mercados, puestos y más puestos. En sus restaurantes, la especialidad es la aleta de tiburón, visible en los escaparates y probarla si te atreves. Muchos puestecillos recogen al anochecer y es el momento para pasear por las calles Yaowarat y Charoen Krung, iluminadas con rótulos de neón en chino.















Una noche nos arreglamos un poco más que de costumbre para subir a la terraza del restaurante Sirocco. Situado en la planta 63 del State Tower, en Silom Road. Es un restaurante con una zona anexa para tomar copas con vistas increíbles a la ciudad de Bangkok. Una copa aquí equivale a nuestro presupuesto diario, pero merece la pena la visita. Exigen zapatos, pantalón largo para los hombres y vestido (en teoría) para las mujeres.



No hablaremos aquí del turismo sexual de Tailandia. Es demasiado evidente que lo hay y demasiado desagradable observar los viejos derritiéndose ante jovencitas en cualquier bar de cualquier ciudad de Tailandia. Pero curiosamente en este país parece no estar tan mal visto. Para una lectura más crítica, este post es muy recomendable.

Alojamiento
Nos alojamos en una zona más tranquila a unos quince minutos al norte de Khao San Road, junto al río, en el Bella Bella House. Pagábamos 250B (6,09€) por habitación doble, con ventilador, baño compartido, agua caliente. Wifi de pago. Las empleadas no son muy simpáticas y no tienen ni idea de Bangkok.

Comidas
Hasta el momento, el mejor país del Sudeste asiático para comer es Tailandia. Por variedad y precio. El tailandés disfruta comiendo, hay puestos de comida en casi todas las calles y otras que se llenan de puestos por la noche. Si te acostumbras a la comida asiática, no vas a pasar hambre en ningún momento en Tailandia y menos en Bangkok.

Próximo a la zona de mochileros, Khao San Road, hay dos calles donde encontrar muchos sitios para cenar:

  • Sam Sen, Soi 2, alguno restaurantes locales más tranquilos, al norte del canal.
  • Ram Buttri, muchos más puestos y tiendas. Más variedad. Más turístico. Muchos bares con música entremezclados con los sitios de comer.

Por todos lados puedes encontrar filetitos a la brasa, pinchitos, mazorcas de maíz, crispy pancakes y sticky rice. También hay multitud de puestos de zumos ¡muy buenos! Es curioso encontrar puestos donde exprimen zumo de granada y de naranja y los venden en botellitas (20B).


En Tailandia los guesthouses no suelen incluir en el precio el desayuno. No es problema, siempre hay puestecillos en los que comprar comida y, el tan apreciado por nosotros, iced red Thai Tea. Es un té de aspecto naranja radiactivo, que está buenísimo. Muy barato, según el sitio, desde 12B (0,29€) un vaso muy grande. Ahora que no estamos en Tailandia lo echamos de menos.

Decir que en Bangkok hay un 7-Eleven en cada esquina es quedarse corto. Hay calles que los tienen cada pocos metros. No están pensados solo para turistas (aunque suelen estar llenos de ellos) sino que los tailandeses también suelen comprar aquí. Hay una sección de comida rápida donde calientan sandwiches, salchichas...

Datos útiles
  • Cómo sacar dinero sin comisión en Tailandia: nosotros llevamos la tarjeta de EVO Banco, y no cobran comisión por sacar en cualquier cajero del Mundo. Otra historia es que el banco en el que saques dinero sí que cobre comisión. Es el caso de todos los bancos de Tailandia, que cobran 150B por operación, excepto, de momento, AEON. El problema es que no tienen muchos ATM's. En Bangkok el que estaba más próximo es el que se encuentra en Chrakkrapong Road.
  • Varios meses sin llamar por teléfono con tu país? En Tailandia es más barato llamar al extranjero de lo que, por ejemplo, cuesta llamar de móvil a móvil en España. Mira cómo en esta entrada.
  • En Bangkok hay infinidad de puntos de acceso wifi de TrueMove. Podemos crearnos cuentas de usuario de Free Bangkok Wifi, de 5 horas cada una. Podremos acceder a Internet desde muchísimos lugares de la ciudad.
  • El barco por el río es una muy buena opción, pero ojo, debemos subir en el de la bandera naranja, hace el mismo trayecto que el de la bandera azul, pero es mucho más barato. Harán todo lo posible para que el extranjero se suba en el azul, como no avisar que ha llegado el barco, o levemente, tratar de prohibirte el paso.
  • Como en todos los barrios donde hay guesthouses en Tailandia, es fácil encontrar máquinas para rellenar agua filtrada, 1 litro por 1B, y lavanderías económicas.
  • El tiempo en Bangkok cuando estuvimos, que todavía era época de lluvias, era muy caluroso, con unas dos horas de lluvia torrencial al día.

¿Cómo llegamos a Bangkok?
No hay vuelos internacionales desde Flores, lo más próximo era volar desde Bali, sin embargo, encontramos una combinación de vuelos más económica (113€ por persona), aunque implicaba tomar tres aviones y dos días de viaje:
  • Maumere – Makassar (Sulawesi) con Merpati Airlines. Vuelo doméstico en avión muy pequeño. El aeropuerto de Maumere es el más pequeño y básico que hemos visto hasta la fecha. Una única pista, a pocos metros de la sala de espera. No tiene desperdicio ningún detalle. Tasa por usar el aeropuerto: 10.000 IDR (0,73€) por persona.
  • Makassar – Jakarta con Merpati Airlines. Dormimos en el aeropuerto de Jakarta.
  • Jakarta – Bangkok con Tiger Mandala Airlines. Tasa de salida: 150.000 IDR (10,95€).
  • City Line aeropuerto Bangkok – Phyathai (última parada). 45B (1,10€). No el Express Service, que termina antes.
  • Taxi Phyathai – Khao San Road. 85B (2,07€).
La combinación City Line y taxi es la forma más barata y rápida de llegar a Khao San Road.


RESUMEN DE GASTOS (media diaria por persona)
Alojamiento: 125B (3,05€)
Comidas y agua: 187B (4,56€)
TOTAL: 312B (7,61€)

Estuvimos en Bangkok del 27 de agosto al 4 de septiembre de 2013









2 comentarios :

  1. Ay!! qué ganas tenemos de llegar y probar el iced red Thai Tea jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cómo fue el viaje y el red thai tea?

      Eliminar