El salar de Uyuni y las lagunas de colores

Probablemente lo único que no nos guste de viajar es que el cúmulo de lugares y sensaciones increíbles pone el listón muy alto a los siguientes destinos. Sin embargo, hay otros que sorprenden hasta al viajero más experimentado, varios de ellos en Sudamérica. No hace mucho que estuvimos en uno de ellos y ahora le toca el turno a otro: el salar de Uyuni, en Bolivia, uno de los lugares más peculiares que se pueden visitar en este planeta.


La ciudad de Uyuni
El salar de Uyuni está al sur de Bolivia, próximo a la región chilena de Antofagasta. El punto de acceso al salar es la ciudad de Uyuni, de unos 30.000 habitantes en el altiplano boliviano, a 3.700 metros sobre el nivel del mar.

Todo en Uyuni está relacionado de un modo u otro con el salar, su gente vive principalmente del turismo o de la minería del salar y sus calles están llenas de extranjeros. Como no hay mucho que hacer en la ciudad, lo mejor es dedicar un buen rato a buscar una agencia que nos guste para hacer el tour al salar.

La avenida Arce se puede considerar el centro de la ciudad, aquí se concentran la mayoría de agencias, restaurantes y hoteles. Cerca está la oficina de información turística, donde fuimos antes de buscar agencia para preguntar por el tiempo esos días y así saber cuándo había llovido y la previsión para los siguientes días en el salar.

Alojamiento en Uyuni
Nos quedamos en Alojamiento La Roca, en calle Bolívar, entre calle Potosí y Colón. Pagamos 100BOB por una habitación doble, con baño compartido y WIFI (muy lento). Habitaciones limpias y tranquilo. Guardan las mochilas gratis mientras se hace el tour al salar.

Comidas en Uyuni
El mercado queda cerca. Como no teníamos cocina, comimos lo que pudimos en la sección de comidas, por la parte trasera. Encontramos una señora que cocinaba fricasé de llama, nos tomamos tiempo para ver cómo lo preparaba y vimos que no había problema para que fuera gluten free. ¿Algo más típico que comer llama guisada sin gluten? También compramos aquí algunas provisiones para el tour al salar: atún en lata, agua y fruta, sobre todo.

En dos tiendas de la avenida Arce venden cookies de chocolate sin gluten fabricadas en Brasil. De todos modos, llevamos algunos cereales sin gluten que habíamos comprado en Sucre.

¿Cómo llegamos a Uyuni?
  • Taxi a ex-terminal de Potosí: 10BOB.
  • Bus Potosí - Uyuni. Fuimos con la compañía 11 de julio. Unas 4-5 horas. 30BOB/persona. 


Algunos datos del salar de Uyuni



Centrémonos un poco en el salar: en esta zona hace 40.000 años hubo un enorme lago, el Minchinnota y hace 11.000 otro, el Tauka. Durante los miles de años posteriores, más cálidos, se evaporaron muchos lagos de los Andes y se formaron lagunas y salares, como el de Uyuni.

Con 10.500 kilómetros cuadrados, el salar de Uyuni es el más grande del mundo. Con una profundidad media de 120 metros, se estima que tiene 10.000 millones de toneladas de sal y 140 de litio, siendo la mayor reserva mundial del mineral. Veamos una imagen de Google Maps, desde muy arriba, para apreciar mejor su tamaño.

Lo más espectacular es el efecto óptico cuando se reflejan las nubes y las montañas sobre el salar, duplicando la imagen simétricamente en el horizonte. Este efecto se da cuando hay varios centímetros de agua sobre la superficie del salar. Es tan reflectante que sirve para calibrar los satélites incluso mejor que la superficie marina.

Hicimos tiempo en Sucre y luego parando en Potosí, porque queríamos que terminase el Dakar que pasaba por el salar de Uyuni en esos días.



Ruta por el salar de Uyuni y lagunas de colores
Salvo que tengas tu propio jeep, no queda más remedio que ir al salar en un tour, contratado en una agencia. No nos gusta ir con mucha gente aguantando los tiempos que nos impone un guía (en este caso, conductor), pero buscando bien y con un poquito de suerte la experiencia puede ser buena. Eso sí, lo óptimo para ver el salar reflectante es que haya llovido días antes, lo suficiente como para que queden algunos centímetros de agua, pero no demasiada que impida el paso del jeep.

Buscando un poco en Internet vimos que atravesando el salar y descendiendo por la región limítrofe con Chile hay paisajes que no nos queríamos perder. Por eso elegimos un tour de tres días, en vez del de uno solo, que solo va al salar. Estos tours incluyen la comida y el alojamiento.

Elegir la agencia
El precio a principios de 2015 de un tour de tres días está entre los 700 y 1000 bolivianos por persona, según la agencia, las características de cada tour, la demanda y lo habilidad para negociar. Nosotros queríamos una que nos asegurara que iba a la isla Incahuasi, ya que algunas agencias dicen que depende de si ha llovido o no, que si hay mucha agua no se pueden acercar y otras historias. Igual que con la isla, sucede con otros lugares: preguntas si van a un sitio que tienes interés en ir y luego puede que no sea así. Para evitarlo, dejamos a continuación todos los lugares que visitamos en nuestra ruta, para que sirvan de guía de lo que todo lo que se puede ver.

También está la opción de cruzar a San Pedro de Atacama en Chile, el último día del tour, después de la laguna blanca. Por eso, este tour significa para muchos el fin de Bolivia y el comienzo de Chile, y a la inversa. Nosotros regresamos a Uyuni.


Día 1

  • A las estábamos 9 en la agencia para cargar las cosas en el jeep
  • Cementerio de trenes. A pocos minutos se amontonan chatarra de trenes y vías abandonadas. Un lugar curioso, donde suelen empezar y terminar los tours, así que es fácil imaginar la cantidad de extranjeros subidos en los trozos de hierro oxidado. Capturar el lugar sin nadie posando para una foto fue complicado.
  • Seguimos por la carretera hacia el norte, sin pisar todavía el salar. Paramos brevemente en Colchani, un pueblecito perfecto para que los turistas compren souvenirs y puerta de acceso al salar. También hay una caseta hecha de sal que llaman museo de sal.
  • Poco después salir de Colchani y ya conduciendo sobre sal, están los montones de sal. Los dejan como muestra de que ahí trabajan en la extracción salina y para que quede bonita la entrada al salar. Cerca de allí quedan los ojos de sal.
  • Almuerzo en el hotel de sal.
  • Continuamos al noroeste hasta llegar a la isla Incahuasi (realmente es la parte más elevada de una montaña que sobresale del mar de sal). Aunque le dicen isla del Pescado, no es la misma: la del Pescado está 20 kilómetros al este de la Incahuasi. Cuesta 30BOB acceder al sendero que lleva a la parte más alta de la isla. Las vistas desde allí son impactantes, de verdad que da la sensación de estar rodeado de mar.
  • Antes y después de parar en la isla son las mejores zonas para pedir al conductor que pare el vehículo para tomar las típicas fotos donde se refleja el cielo, especialmente donde haya capas de agua. Poco después, ya por la tarde se sale del salar y se va por senderos sin asfaltar.
  • Dormimos en un hotel hecho de sal en el poblado San Juan. Hay una pequeña tienda y electricidad solo unas horas, con generador. Las mesas, sillas, paredes y hasta la estructura de las camas son de sal. Aquí llegan varios grupos del tour y se comparte la cena. Hay habitaciones dobles y triples.




Día 2

  • Nos aproximamos a la frontera con Chile para ver algunos volcanes, como el Ollagüe.
  • Y comienzan las lagunas: Cañapa, Hedionda, Chiar Khota. Aquí comimos.
  • Llegamos al mirador de las montañas de los 7 colores.
  • Luego atravesamos el desierto de Siloli, donde tuvimos la suerte de que nevara. Nunca habíamos visto nevar en el desierto.
  • Paramos en el árbol de piedra, un grupo de piedras en el desierto, donde una de ellas tiene esta forma.
  • Antes de terminar el día fuimos a la laguna Colorada, una de las más bonitas. Hay que pagar una tasa de 150BOB/persona y guardar el ticket hasta el día siguiente (al salir del área protegida vuelven a pedirlo).
  • Dormimos cerca de la laguna, en Cordillera Lodge. Un alojamiento perdido en medio de la nada, más simple todavía que el día anterior, sin agua caliente. Habitaciones de seis personas.





Día 3

  • Salimos antes del amanecer, con muchísimo frío para ver salir el sol donde están el geyser Sol de mañana. Aquí vuelven a juntarse los jeeps en la mayoría de paradas que se van haciendo.
  • Para recuperar el calor (y luego perderlo otra vez) paramos en las termas de Polques, al lado del poblado Chalviri.
  • De camino a la laguna verde y blanca, atravesamos la zona conocida como el desierto de Dalí.
  • En la laguna verde se separa la gente, entre los que van a San Pedro de Atacama y los que regresan a Uyuni.
  • La vuelta desde allí a Uyuni es de 6 horas. Aún así le pedimos al conductor que parase para comer en algún sitio bonito y, tratando de obtener propina, nos llevó a Katar?. Una zona verde con llamas entre piedras volcánicas. También vimos aquí avestruces.
  • Y de regreso a Uyuni. Al día siguiente cruzaríamos a Argentina.



¿Y qué es lo que más nos gustó?
No hay nada parecido al salar de Uyuni en todo el mundo, por lo que en general todo fue increíble. Irrepetible la experiencia de alejarse del jeep en mitad del salar y girar sobre uno mismo contemplando todo el paisaje idéntico, sin ninguna referencia y en absoluto silencio. Caminando sobre la sal húmeda es fácil imaginar que se está caminando sobre el agua y no sobre 120 metros de sal.



¿Qué llevar y otros consejos?
  • Recuerda que son tres días entre 3.500 y 5.000 metros, con lo que puede dar mal de altura, sobre todo, si se hace demasiado esfuerzo físico.
  • No necesitamos chanclas, con zapatos cerrados waterproof estuvimos bien.
  • El clima es extremo: sol y calor por el día, viento, y por la noche, mucho frío. Es aconsejable llevar algo que abrigue y protector solar. Los meses más fríos son junio, julio y agosto.
  • No hay electricidad excepto un rato por la noche en cada alojamiento, pero puede que no sea suficiente para cargar las baterías del móvil y la cámara. Una linterna puede ser útil.


Comidas sin gluten en el salar de Uyuni
Para un celiaco es fundamental elegir bien la agencia para el tour de tres días al salar y las lagunas. Por supuesto, ni nos planteamos que alguna ofreciera las comidas sin gluten, así que, además del precio y la ruta, tuvimos que negociar cómo serían las comidas.

Como hay muchísimas agencias no dudábamos en descartar rápidamente la que no nos prestaba especial atención al hablarles de que no como gluten. Tras cinco intentos, llegamos a una que se tomaron en serio mis restricciones con la comida. Apuntaban qué podía comer y nos detallaron todas las comidas que se iban a hacer y qué alternativa podría comer en cada caso. Luego esa lista y mis indicaciones se las pasaron al conductor del jeep, que es el encargado de la comida de los 6 pasajeros.

No podemos recomendar ninguna agencia, pues dependerá de quién atienda y de cómo sea el conductor que te toque. Además, no recordamos el nombre de dónde lo contratamos nosotros, creemos que debió ser en la última agencia que hay en la calle Colombia o calle Loa, pegando a la avenida ferroviaria.

Con la comida sin gluten que llevaba desde Sucre y los platos simples que me cocinaron en el salar (puede que lo cuente con más detalle en otra entrada), no tuve ningún inconveniente.


Estuvimos en Uyuni del 15 al 19 de enero de 2015





DESCARGAS
Entrada completa en PDF, para llevarla en tu smartphone o tablet.







2 comentarios :

  1. Anónimo11/9/15 8:02

    Hola!
    Pienso viajar al Salar en enero. Quedaste conforme con la agencia? Podrías pasarme el dato para consultar? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No recordamos el nombre de la agencia, tuvo que ser en la última agencia que hay en la calle Colombia o calle Loa, pegando a la avenida ferroviaria

      Eliminar